Escapada a Londres con Amigas

Londres era unos de los lugares que no me llamaba la atención. Hemos pasado muchas veces de este destino por qué siempre había otro que nos gustaba más.

Pero una escapada con amigas parece que lleva el nombre de Londres.

Read moreEscapada a Londres con Amigas

Gastos en Copenhague 

Copenhague es uno de los países más caros de Europa y como hice con Londres, me propuse hacer un viaje low cost ¿Y sabéis que? Lo conseguí.

Me encanta contaros estos viajes y así explicaros como viajar barato es posible si dejamos las comodidades a un lado y empezamos a buscar lo barato.

Read moreGastos en Copenhague 

Trucos y consejos para conocer Islandia

Hemos tenido la suerte de saber estos trucos y consejos por Raúl y Cris y ahora quiero que lo conozcáis para poder ayudaros en vuestro próximo viaje a Islandia. Aún así nos quedó muchas cosas por aprender, porque Islandia no deja de sorprender nunca e incluso a ellos, que van varias veces al año les enseña cosas nuevas.

Es un lujo viajar con personas así que conocen cada lugar de la mejor manera posible y hacen que lo conozcas mejor aún.

Ahora os daré trucos y consejos para conocer Islandia. Estos son consejos que nos ayudaron mucho en nuestra ruta. Espero que os sirva de mucha ayuda :

  • Vesturhorn Mountain

Es la montaña más famosa y fotografiada de Islandia. En ella, tuvimos la suerte de contemplar un pequeño baile de auroras boreales. Pero entrar aquí tiene truco.

Islandia es un paraje natural y por lo que vimos, aquí el que no corre, vuela. Es decir, el primero que pone una caseta es el dueño de algo que es natural y público. Justo en la entrada, el dueño de un bar colocó una barrera que casualmente se abre cuando pasas la tarjeta de crédito.

Yo tengo el truco perfecto para no pagar.

Nosotros, como éramos diez personas, nos pusimos como locos a saltar en el sensor de peso, pero os aconsejo que no lo hagáis. Pasamos un rato divertido pero, de noche, a -4º se pasa un poco de frío.

Al final descubrimos que una de las piedras laterales que forman un “camino” la podíamos mover y gracias a eso nuestros coches entraban a la perfección. En el momento que un coche pasa, el sensor de peso actúa y abre la barrera, así que solo nos hizo falta que pasara un coche. Si tenéis tiempo y paciencia, también podéis esperar que salga otro coche y así colaros.

  • Cráter Kerið

Este famoso cráter es una auténtica maravilla creada por la naturaleza que, igual que con la montaña Vesturhorn, Hubo alguien más listo y se puso a cobrar entrada. Pero Raúl y Cris son más listos y nos enseñaron la forma de entrar gratis.

Es un poco más liosa pero merece la pena. La persona que ha colocado una caseta en la entrada es la misma que ha vallado toda la zona peatonal del cráter, pero sinceramente, la valla no vale para nada. Nosotros rodeamos el cráter hasta un punto donde no nos vieran y la saltamos. Eso significa, que estamos en el lado opuesto a la entrada. Así que hacemos una pequeña ruta sin dificultad hasta llegar a la entrada y ¡listo!

Después salimos por la misma salida que todo el mundo, como si nada. Este truco hace que puedas ver el cráter desde diferentes puntos donde no llegan los turistas.

  • Río y aguas termales

Como ya sabréis, el lago más famoso de Islandia es el Blue Laagon. Se ven unas fotos Preciosas en internet y cuando vas a mirar la entrada te encuentras la gracia de 85€. Es una opción que no barajamos porque, el agua es tan caliente que no duras ni media hora dentro y pagar, para estar media hora con unas doscientas personas nos pareció una auténtica pena, sobretodo cuando islandia tiene aguas térmicas naturales y gratuitas.

Mi experiencia en Reykjadalur fue increíble. Más natural imposible. Más barato imposible.

Es una ruta andando de una hora sobre montañas totalmente nevadas ( si vas en invierno) al rededor de un río geotermal. El olor a azufre te va llevando al lugar correcto y cuando llegas, es de película. El agua no te cubre el cuerpo entero a no ser que te tumbes, pero la experiencia es increíble. Te estás bañando en un río a  50º cuando fuera hay una gruesa capa de nieve a -5º. La suerte es que había poquísima gente. Es un lugar poco turístico y contadas habían cinco personas más. Se llega fácilmente desde Reykjavík por la ring road en dirección a Selffos, nos paramos en la localidad de Hveragerdi. Desde aquí cruzamos el pueblo hasta donde nos indican “Hot Springs”, que termina en un aparcamiento y ya continuamos andando.

La ruta en los meses de verano es muy fácil pero a nosotros, con absolutamente  todo nevado, nos costó más tiempo en llegar.

  • Lago Jökulsárlón

Si vas a Islandia y no visitas el lago de Jökulsárlón es para matarte. Es el lago más bonito que yo he visto hasta ahora y vimos muchísimos leones marinos nadando en el. Por desgracia (o por suerte) este año ha habido muy pocos icebergs y la estampa no era tan espectacular. Así que decidimos irnos a otro lago en busca de iceberg.

No es difícil encontrarlos si sabes cómo moverte. Raúl y Cris eso lo saben hacer muy bien y nos llevaron al mejor sitio posible. Un lugar sin turistas, con iceberg y con una lengua de glaciar al fondo. Una auténtica postal.

Para encontrar este sitio sólo tienes que pasar el lago Jökulsárlón hacia Vik y a unos 10km salirte a la derecha por Fjallsarlón. Se ve perfectamente algunos coches aparcados. Haces esa ruta y acabas llegando a la orilla de del lago Fjallsarlón  lleno de icebergs enormes. Un paraíso helado.

  • Avión DC-3 estrellado

Para algunos increíble. Para otros, no tanto.

Este avión de 1973 tuvo que hacer un aterrizaje forzoso en la playa de Sólheimasandur por suerte todos sobrevivieron. Con el paso del tiempo este avión se ha convertido en un icono islandés y eso conlleva miles de turistas a todas horas. Este truco no es para verlo sin turistas, ¡Ojalá! Creo que eso es imposible. Pero os diré que hicimos nosotros para encontrarnos a unas 10 personas. Primero os diré cómo llegar.

Muchos me habéis preguntado estos últimos días como llegar y no es tan complicado. El avión está en la zona sur, bastante cerca de la cascada Skògafoss. Tenemos que ir desde la cascada dirección Vik y a mano derecha podrás ver un aparcamiento habilitado para dejar los coches allí. No tiene mucha pérdida. Antes, se podía acceder con 4X4 pero ahora la carretera está cerrada. Una vez dejas el coche, tienes que caminar 45min hasta llegar al famoso avión abandonado.

Ahora bien, el truco está ( en invierno) empezar a caminar siendo aún de noche. En mi caso eran las nueve de la mañana y que amanezca estando en el avión. Mola mucho porque ves un amanecer de infarto ( si pillas buen tiempo) y hay pocas personas todavía. Lo bueno es que a los diez o veinte minutos estas personas se marcharon y pillamos el avión casi totalmente solos para nosotros.

Hemos hecho para mi, el mejor viaje posible y me encanta que lo conozcáis. Espero que os sirva de ayuda, si tenéis alguna duda sólo tenéis que escribirla en los comentarios y si queréis saber más sobre este increíble viaje ¡Suscribíos!

Gracias a Raúl y Cris por todo lo que hemos vivido y todo lo que nos habéis enseñado.

Día 1 Alsacia:
Llegamos a Colmar

Hoy empieza una nueva escapada que 2017 me tiene preparado. Una escapada que como he dicho en anteriores post, es diferente al resto.

Para quien no lo sepa, viajo con tres personas a las que nunca he visto en persona además de con mi mejor amiga. En total somos cinco y todas con la misma ilusión de conocer nuevos lugares.

Ya desde que compramos los vuelos teníamos pensado esta ruta de que comienza hoy por Colmar.

Colmar es una ciudad de la región de Alsacia y cuenta con 67 956 habitantes, lo que la convierte en la tercera comuna alsaciana por número de habitantes después de Estrasburgo y Mulhouse. La ciudad cuenta con un rico patrimonio cultural.

Salimos del aeropuerto baden baden a las 13:00h con una sorpresa más que buena.

El coche de alquiler es un bmw X4.

Nuestra reserva la hicimos a través de rentalcars con la compañía sixt y al llegar allí nos ofrecieron mejores condiciones y este cochazo. Así que con toda la motivación del mundo nos ponemos gracias al GPS dirección a Colmar.

Desde el aueropueto a Colmar se tardan aproximadamente una hora y media pero cuando vas charlando y disfrutando del paisaje parece que han pasado 20 minutos.

Nos alojamos en el hotel Les Hauts de Colmar bastante cerca del centro.

Es un apartamento muy espacioso con una cocina inmensa y un salón amplio para cinco personas, qué pena nos daba pasar tan poco tiempo ahí.

Nada más llegar, soltamos las cosas y vamos para el centro de Colmar porque tenemos muy pocas horas de luz y además teníamos que comer algo.

El ambiente que se respira por todas las calles no está pagado para a quien le guste la Navidad esto es de película. Nos comimos algunos crepés salados para no perder tiempo y empezamos nuestro paseo conociendo cada rincón.

Colmar ofrece muchos mercados navideños así que conseguimos un folleto que te explican donde está cada uno de ellos y los espectáculos que ofrece este pueblo de cuento. A las seis de la tarde en la pequeña Venecia (La petit Venice) hay un espectáculo de niños cantando por ser el día de San Nicolas. Hemos llegado el día perfecto.

Mientras vemos cada mercado navideño con ganas de comprarlo todo, encontramos casas y árboles con luces navideñas y ahora nos damos cuenta porque es el pueblo más famoso.

En nuestro plan solo pasábamos una tarde en Colmar ya que lo bonito de este pueblo (Según habíamos leído) era por la noche. Pero viendo que cada calle es más bonita que la anterior decidimos pasar una mañana también y verlo de día.

La tarde se pasó volando y cuando nos dimos cuenta se hizo la hora de ver el espectáculo de la pequeña Venecia. Cuando llegamos nos encontramos a muchísima gente apelotonada en las barandillas y era imposible ver y oír nada.

Así que esperamos con paciencia a que la gente se fuera para avanzar poco a poco y poder ver algo.  El espectáculo se trata de un grupo de niños montados en góndolas mientras cantan y pasean por todo el canal.

Nosotras, como todo el mundo, nos pusimos donde empieza y después descubrimos que es mejor ponerse donde acaba, porque nadie esperan tanto tiempo y no hay apenas personas. Después de esto nos fuimos a cenar.

llegamos a las ocho y media, donde aquí ya es tarde para cenar y tuvimos que esperar a que se quedaran alguna mesa vacía. El restaurante es muy acogedor y había muchos españoles, además uno de los camareros sabía hablar español. Pedimos platos típicos de la carta que tenían una pinta increíble y estaban buenísimos.

   

Cuando salimos de cenar nos encontramos las calles casi vacías, parece otro pueblo y disfrutamos muchísimo más de las luces. Hay una zona muy muy famosa de Colmar que la tuvimos por momentos solo para nosotras. Y vaya lujo, porque parece otro lugar cuando no ves miles de cabezas de un lado para otro.

Así que os aconsejo que esperéis, que a partir de las ocho y media o nueve no hay apenas gente por la calle, aunque los mercadillos también lo cierran.

Cuando nos cansamos de hacernos fotos nos fuimos para nuestro apartamento y descansamos para el próximo día que se presenta muy ajetreado.

 

Preparativos Islandia

Pensaba que nada podría superar Maldivas. Pero no, estaba totalmente equivocada. Ahora pienso, que nada podrá superar Islandia.

Llevamos un año pensando en este destino y solo nos hizo falta ver que Boreal Fotógrafos iba varias veces al año para saber que era la oportunidad de cumplir uno de nuestros sueños; ver auroras boreales.

Raúl y Cris organizan viajes a Islandia de una manera diferente. Ellos buscan lo poco turístico, lo barato, lo cómodo y sobre todo buscan que conozcas los secretos que esconde esta isla. Gracias a ellos mi guía de Lonely planet no me hizo falta y aun así conocimos lugares impresionantes que estoy deseando que conozcáis.

Pero antes, vamos a lo que hemos venido.

Nosotros por disponibilidad nos lanzamos al mes más frío: Enero.

Si señor, con dos c*****s.

Es una alegría planificar un viaje con Raúl y Cris, no me hizo falta leer miles de post para saber que me hacía falta llevar, después yo por precavida exageré en equipaje.

Lo esencial para viajar a un lugar de frío es la ropa térmica.

Todavía no habíamos pagado la reserva del viaje cuando estábamos arrasando con Decathlon.

Compramos:

  • Dos legins térmicos para cada uno. 
  • Dos polares térmicos reversible.
  • Una camiseta térmica de cuello alto. 
  • Dos pares de calcetines térmicos 
  • Una linterna recargable 
  • Guantes impermeables 
  • Una mochila impermeable

Esto fue lo primero que decidimos comprar, evidentemente aún nos faltaba muchísimas cosas pero, como era verano las cosas de invierno no había llegado.

Mientras, me obsesiono cada vez más con este viaje. Tengo las Expectativas muy altas, la ilusión con la que Raúl me cuenta cada cosa, tiene la culpa.

En Agosto hacemos el primer pago y ya veo que cada vez va quedando menos, pero no lo suficiente como para comprar más material de invierno. Cada mes que va pasando Raúl me recuerda que ya mismo nos vamos.

En Noviembre encontramos una oferta de Geographical Norway de chaquetones para nieve que no dudamos en comprar.

Con el paso de las semanas volvemos a decatlon.

  • Botas para nieve 
  • Chubasquero
  • Bragas térmicas 
  • Dos polares 
  • Un pantalón para la nieve negro 
  • Chaqueta para la nieve negra 
  • Toalla de secado rápido 

Las demás cosas las termine comprando en diferentes tiendas .

  • Otro pantalón para la nieve (Blanes)
  • Guantes de lana finos ( para ponértelo debajo de los guantes de nieve) (Blanes)
  • Calcetines de lana súper gordos (deichmann)
  • Otro pantalón térmico (Blanes)
  • Pijama gordo de Primark 

Y cosas que íbamos cogiendo de casa:

  • Biquini y bañador 
  • Chanclas 
  • Zapatos de repuesto 
  • CD o pen drive para el coche 
  • Baterías de sobra 
  • Neceser con cremas solares, cremas de mano y cacao.
  • Bufandas

Para Diciembre ya teníamos todo listo para hacer nuestra maleta.

Raúl y Cris llevaron en la maleta facturada varías cosas que son fundamentales:

  • Crampones 
  • Charcutería  
  • Aceite 
  • Sal 
  • Barritas energéticas 
  • Trípodes

Y en Enero ya estábamos poniendo rumbo a nuestro primer destino de 2018.

De verdad, que ganas tengo de que conozcáis la Islandia que he tenido la suerte de conocer yo. ¡Suscribíos para no perderos nada!

Fin de semana en Copenhague

¿Qué puede salir mal con una compañía como esta?

¡NADA! 

Así fue, un viaje de diez.

Llegamos a al aeropuerto de Copenhague a las diez de la mañana y está lloviendo. Menos mal que el entusiasmo por conocer esta ciudad no disminuye y buscamos el tren que nos lleve a nuestra parada. En media hora estamos en el Centro de Copenhague y subimos al autobús que nos pertenece hasta llegar a nuestro apartamento.

Dejamos las maletas y compramos comida en un ALDI que tenemos justo al lado. Comemos un bocadillo rápido porque a las dos de la tarde empieza un free tour en español que nos han recomendado.

Llegamos cinco minutos tarde a la puerta del ayuntamiento, menos mal que todavía estaban allí y pudimos acoplarnos.

Es la primera vez que hacemos un free tour y no soy muy apasionada de este tipo de cosas pero me lo han aconsejado y como tenemos pocos días, es el mejor momento para probar.

Como está lloviendo a ratos, el guía tiene que hablar rápido. Visitamos el ayuntamiento, la calle más antigua de Copenhague, el hotel más famoso, la calle más larga del mundo y pasamos por la puerta del Tívoli. Todo eso en una hora. Justo después fuimos a tomarnos algo caliente en una cafetería y allí hablando entre nosotros cuatro pensamos en irnos y conocer Copenhague a nuestro ritmo. Por el camino del free tour vimos algunos mercados navideños así que volvimos nuestros pasos atrás para poder ir a esos mercados.

Solo llevamos unas horas en Copenhague y ya nos está encantando. Eso sí, pasamos un frío curioso. Pero vale la pena.

Es una ciudad que aunque sea turística no hay tanta gente y se puede disfrutar de cada mercado bastante bien. En las horas de comida y cena la gente empieza a salir y eso se nota. Pero por lo demás es una ciudad tranquila.

Nyhavn es un paseo marítimo, canal y zona de ocio. Es una puerta de entrada al centro de la ciudad desde el mar, por Plaza del Rey, donde los barcos llevaban la carga y las capturas de los pescadores. Tiene residencias (petit hôtels) de colores brillantes de los siglos XVII y comienzos del XVIII, bares, cafeterías y restaurantes. Sirve como un “puerto patrimonial”, y tiene muchos barcos históricos de madera.

Aprovechamos y vimos el encendido del alumbrado que al tener tan pocas horas de luz se encienden a las cinco y media de la tarde.

A la mañana siguiente nos proponemos levantarnos temprano para aprovechar las horas de luz. Hoy toca recorrer Copenhague en bicicleta y tenemos un día espléndido aunque las temperaturas no suben de 0 grados.

Encontramos una tienda de rental bike en la misma calle de nyhnan (Copenhague bicycles Aps) y de camino paramos a hacernos fotos a este paisaje que es uno de los pocos que es realmente como sale en Las fotos.

Estas fachadas de colores junto al río hace que sea una auténtica postal y aprovechamos que no hay gente por los alrededores para hacernos un reportaje.

El ambiente que se respira por la mañana es más tranquilo y nos encanta aún más.

Alquilamos las bicicletas y empezamos a ver qué Copenhague es una ciudad completamente adaptada a ellas y que es muy fácil y seguro conocer la ciudad de esta manera.

Aprovechamos para ir a los sitios que nos pillaba más lejos andando y ahorrábamos tiempo.

Christiania

Kastellet

Ópera de Copenhague

Fueron los sitios que visitamos en estas dos horas en bicicleta.

Después fuimos a comer a uno de los mercados navideños una hamburguesa que ya habíamos visto de pasada en otra ocasión. Esto de montar en bicicleta da hambre. Al reponer fuerzas seguimos con nuestro plan que era Tívoli.

El Tívoli de Copenhague es El Segundo parque de atracciones más antiguo del mundo y en Navidad se pone realmente bonito.

Aquí ya había muchísima gente. Pagar la entrada en la puerta es lo que tiene y tenemos que esperar una media hora para entrar, pero merece la pena.

Tívoli para mi, ha sido lo más bonito que he visto en Copenhague. De verdad, la música navideña, los mercadillos, china tonw…  y aprovechamos para que se nos hiciera de noche en el parque y así ver todo el alumbrado. El frío no hace que se nos quite las ganas de pasear por aquí y le damos varias vueltas sin cansarnos.

Es verdad que si no os vais a montar en nada, el parque se hace pequeño pero a -2 grados yo no era capaz de montarme en nada.

El domingo tenemos que dejar el apartamento a las diez de la mañana y tenemos que buscar algún lugar donde dejar las maletas. Justo al lado de la estación central encontramos un hostel que nos la guarda por 5€ la maleta el día completo.Nuestro último día está feísimo, además de lluvia tenemos viento y esto hace que nuestros planes empiecen a decaer. Nos quedaba por ver El castillo de Rosenborg y la estatua de la sirenita. Que lo dejamos para la próxima visita a Copenhague y decidimos aprovechar la tarde por Strøget comprando souvenir y visitando mercados navideños.

A las cinco ponemos dirección al aeropuerto con una pena increíble pero a la vez felices. Felices de que todo nos ha salido increíblemente bien y hemos conocido una cuidad que nos ha sorprendido para bien. El frío merece la pena y estoy deseando volver.

Gracias a jessica y Alejandro por este viaje inmejorable.

Escapada navideña
en Alsacia

Qué bonito es, cuando sin esperarlo suceden cosas buenas. Qué bonito es, cuando esas cosas buenas vienen gracias a personas que conoces por casualidad.

Así empieza mi escapada navideña a Alsacia.  Qué curioso ¿no?

Este blog y las redes sociales me han brindado la oportunidad de conocer a personas con mis mismo gustos y aficiones.

Gracias a eso conocí a una de las 4 acompañantes en esta escapada y sucesivamente a dos más. La cuarta, es mi mejor amiga.

Y así, de casualidad seis meses antes de Navidad ya teníamos los vuelos comprados para esta nueva aventura.

Rápidamente me puse a hacer el plan ( como no) y empezamos a ponemos de acuerdos en que pueblos ver.

Y muchos más…

De todos lo pueblos que Google nos dice, tenemos que organizarnos para ver el mayor número de pueblos y verlos bien.

Tenemos que saber que pueblos es mejor para la noche y que pueblo es mejor para el día y además averiguar cuál de ellos tiene el alojamiento más económico y cerca del dentro.

Sin contar todavía con leer información del parking que tiene cada uno.

Nosotras llegaríamos a aeropuerto de Baden y de allí alquilaríamos un coche para empezar nuestra ruta.

Viendo que el pueblo más famoso de toda  Alsacia es Colmar decidimos empezar por allí y coger la primera noche en este precioso pueblo.

Para El Segundo día pensamos madrugar muchísimo para ver Eguisheim temprano y sin gente. Como este pueblo es pequeño ajustamos el horario para ver de camino Kaysersberg.

Hemos leído en internet que estos dos pueblos son perfectos para verlo por el día, así que los descartamos para pasar la noche y elegimos Ribeauvillé. De paso, nos encontramos con  Riquewihr que es un pueblo famoso que no nos podíamos perder.

El Segundo día ya lo tenemos listo y aunque parezcan muchos pueblos en un solo día hemos organizado los horarios para poder verlo todo con tiempo.

( más abajo os lo pondré todo con los horarios) 

Ya llegamos al tercer y último día.

En este día hicimos varios cambios y la cuenta de instagram @descubriendoalsacia nos aclaró mucho las dudas.

Seguimos con la intención de levantarnos temprano e ir a visitar el castillo de Haut-Kœnigsbourg que es el más famoso de Alsacia. La primera opción que teníamos para este día en Turckheim, pero acabe leyendo que era perfecto para ver mercados navideños por la noche, así que le pregunte a la cuenta de instagram y nos recomendó visitar Obernai. Una muy buena opción ya que tenía unos mercados navideños todo el día y además nos pillaba de camino para la ruta.

La última parada es Estrasburgo, aquí queríamos pasar el mayor tiempo posible, así que ponemos el almuerzo y la cena aquí y así tenemos más tiempo para ver esta hermosa cuidad.

Después de cenar iremos hasta Alemania donde tenemos nuestra última noche de hotel. Karlsruhe, un pueblo alemán cerca del aeropuerto que sigue con el encanto de los pueblos anteriores.

El cuarto día cogemos el avión a las 6:20 de la mañana así que nos pilla muy bien este hotel.

           Miércoles:

  • Llegada aeropuerto: 12:45h
  • Recogida coche de alquiler: 13:15h
  • Llegada a Colmar: 14:45h

(Pasar noche colmar – hotel Les Hauts de Colmar)

             Jueves:

  • Eguisheim 09:00h
  • Kaysemberg 11:00h
  • Riquewhr 13:00h (comer aquí)
  • Ribeauville 16:20h

(Pasar noche – hotel Restaurante Au Lion)

           Viernes:

  • Castillo Haut Kœnigsbourg: 09:30h
  • Obernai : 11:00h
  • Estrasburgo: 13:00h  (Comer  aquí )
  • Karlsruhe ( pasar noche – hotel Barbarossa)

Islas Maldivas día 2:
Traslado y Dhangethi

Después de la primera toma de contacto en Male, nos planteamos cómo será el viaje hasta Dhangethi. Antes de irnos le preguntamos a recepción una última vez todo para estar seguros a la llegada. El recepcionista muy amable, nos imprime un mapa y nos explica los horarios y el número de ferry que tenemos que coger. Este, sale a las 9:00 de la mañana, pero salimos a las siete, dejando de lado el desayuno que teníamos incluido.

Con las maletas a cuestas nos ponemos rumbo a la estación Villingili Ferry Terminal. Que está en la otra punta de la Capital. Mientras, disfrutamos de ella más vacía y mucho más tranquila. Con negocios cerrados y niños preparándose para el colegio. Desde el hotel a la estación tardamos unos 35 minutos. Ya son las 8:00 de la mañana y hace 40°, es insoportable estar en un lugar sin aire acondicionado. Compramos los billetes y buscamos un restaurante decente donde desayunar. Por suerte, justo detrás de la estación hay un hotel que se ve bastante bueno y desayunamos en su cafetería.

Además de desayunar compramos dos botellas de agua y varias cosas de comida para las seis horas que nos esperaban en el ferry. Entre WhatsApp y Fotos pasamos los últimos 20 minutos antes de partir. A las 08:50 estamos esperando el ferry local que nos lleva hasta Mahibadhoo.

Evidentemente somos los únicos turistas, pero eso nos encanta. El ferry es un poco cutre. Es muy grande, mucho más que el del aeropuerto. Tiene una cubierta solo para maletas y un baño al fondo. Los sillones son acolchados y bastante amplios. En cuestión de minutos la gente empieza a ponerse más cómoda, eso de quitarse los zapatos y poner los pies negros en lo alto se ve que les encanta.

Abraham se pone a ver una película que descargó mientras desayunábamos y yo a dormir. Un meneo de Abraham me despierta para decirme que mire por la ventana. No sé dónde estábamos ni cuánto tiempo llevo dormida, pero lo que veía era maravilloso.

Un agua turquesa y al fondo hoteles de lujo. Ya era feliz con eso y era imposible volverme a dormir de los nervios.

Al poco tiempo vemos Mahibadhoo y nos disponemos a hacer parada. Hacemos el cambio de ferry y ya instalados en el nuevo, nos damos cuenta que la gente en las islas locales es tan pobre que manda solo el paquete para que en el destino, su familiar lo recoja. (Un viaje en ferry a nosotros nos costó tres dólares. )

Le daban los paquetes al capitán con el nombre y esa persona lo recoge en la siguiente parada. Las tres siguientes horas las pasamos hablando de eso y de lo afortunado que somos y no nos damos cuenta. Éste hecho hizo que 6 horas de ferry local valga mucho la pena.

A las 15:00 de la tarde llegamos a Dhangethi. El guía del hotel  Ariston Dhangethi inn no duda en coger nuestras maletas a sabiendas que somos los turistas que esperaba ya que no había más.  Mientras llegamos al hotel, el guía se presenta y nos enseña parte de la isla. Nos entiende y se ríe cuando explicamos que Male no nos gusto nada y nos cuenta que en esta isla solo hay un hotel que es el nuestro. ¿Puede ser más perfecto? Pues si, además tiene bikini beach.

  

Llegamos a la entrada de hotel enamorados, supongo que sobra decir que con ganas de llorar. Nos recibieron con toallas húmedas, repelente de mosquitos, zumo natural y nos dicen de quitarnos los zapatos al entrar. El hotel es normal, pero allí parece todo mágico. Rellenamos el papeleo y subimos a la habitación donde ya tenemos las maletas dentro.

Bajamos a comer y, aunque la hora de la comida había acabado, nos guardaron algunos platos por si teníamos hambre. Increíble el trato que recibíamos en cada minuto.

Al acabar de comer nos ponemos el bañador y nos vamos a la playa. Antes de llegar me paraba por cada cangrejo que veía en la arena y cuando llego, todo es alucinante. Ya estaba atardeciendo y el agua no se veía tan turquesa, pero aún así era preciosa.

Cuando llegamos de la playa nos dijeron que el Wi-Fi iba mal, así que vivimos un día en desconexión total. Le explicamos que por la mañana nos venían a recoger desde el Resort y que si amablemente podían llamar para avisar que habíamos llegado bien hasta la isla. Si ningún problema, ellos llamaron y evidentemente estaba todo en orden para nuestra recogida a la mañana siguiente. Ya es la hora de la cena que allí es sobre las siete de la tarde. Estamos duchados y arreglados, no os podéis imaginar que gusto es no pensar en zapatos, hasta ese detalle me parecía fascinante.

Para cenar no hay buffet, pero hay dos menús a elegir. Elegimos uno cada uno sin saber que es una burrada la cantidad de comida que nos iban poniendo.

Para acabar nuestra llegada a Dhangethi, paseamos por la playa de noche, aunque no mucho tiempo, porque estábamos agotados. Estamos muy contentos con Dhangethi, con el hotel y no queremos irnos. Hablamos de lo bonito que sería toda la semana aquí. El sitio es perfecto y no necesitamos nada más. Nos da un poco de pena irnos tan pronto. Ahora es cuando nuestros sueños se estaban haciendo realidad y lo mejor es que nos quedan cinco días más.

¿Queréis saber cómo sigue nuestro viaje? no olvides suscribirte para enterarte de todo.

Escapada a Baeza.

Cuando se me mete algo en la cabeza no hay nadie que me lo saque. Así empezó mi viaje a Baeza. Dije que en Febrero tenía que visitar este pueblo y aquí me hallo, contándote mi visita a Baeza en Febrero.

¿Como podemos tener esta maravilla de pueblo tan cerca y no haberla visitado antes? Patrimonio de la Humanidad nada más y nada menos junto con Úbeda.

Esta escapada fue a Úbeda y Baeza, pero empezaré por Báeza que es donde decidimos alojarnos.

13, 14 y 15 de Febrero, para celebrar San Valentín. ¡Que Romántico!

Alquilamos un apartamento para los dos. Apartamento Alcázar. La palabra acogedor se queda corta y el dueño increíblemente atento y detallista, con una botella de champan en la nevera y dos copas para la noche de San Valentín. Días antes intentamos reservar mesa en el restaurante “Palacio de Gallego” para San Valentín sin mucho éxito. El dueño de la casa llamó diciendo que éramos amigos suyos y ¡tachaaan! Mesa reservada.  Encantados nada más llegar.

Como hacía tanto frío y ya era de noche paseamos por los alrededores donde encontramos un supermercado, así que compramos la cena de esta noche. Mi cocinero particular me preparo solomillo a la pimienta y terminamos la noche temprano para al día siguiente empezarlo con las pilas cargadas.

A la mañana siguiente empezamos nuestro tour por Baeza. Llueve, pero ya íbamos con esa idea así que… vamos al lío. Nos levantamos a las 8 y ponemos camino a desayunar en la cafetería Virolo (No os podéis ir de Baeza sin visitar esta cafetería.) íbamos buscando el típico dulce de allí, Virolo ( dulce de hojaldre y cabello de ángel) pedimos ese dulce además de nuestro desayuno con aceite de Jaén. El precio de esta cafetería está bastante bien.

Lo que más me gusta de Baeza es su olor. Olor a aceite, pero un aceite particular, diferente. Quien ha visitado esta cuidad sabe de lo que hablo y si no la has visitado, ya estás tardando. No hay nada más bonito que perderse por sus calles. Estuvimos toda la mañana paseando, haciéndonos fotos y aprovechando los minutos que dejaba de llover. ¿Sabéis que es lo que más nos gustó? La niebla. Ese ambiente que se crea por todo Baeza cuando la niebla es tan densa que no ves más allá de 5 metros. Era algo nuevo para nosotros e íbamos buscando las zonas con más densidad para hacernos fotos.

Aula de Antonio Machado
¿Que ver en Baeza en un 1 día? 

En un día ves Baeza de sobra, nosotros aprovechamos que anochecía más temprano para ver las cosas de noche también.

Lo más importante que hay que ver en Baeza es:

  • Aula de Antonio Machado: La visita es gratuita y obligatoria si vas a  Baeza. Aquí impartió clases de francés, como profesor el poeta Antonio Machado, dejando este lugar como museo, donde si esperas cada cierto tiempo dan una charla informativa de todas las aulas que tiene.
  • Catedral de la Natividad de nuestra señora: Es la catedral renacentista de Baeza. Fue la sede del obispado de Jaén desde 1227 hasta 1249.
  • El palacio de Jabalquinto: Es un edificio de arquitectura civil situado intramuros en la ciudad de Baeza y uno de los símbolos patrimoniales más destacados de la misma
  • Plaza del populo: Una preciosa plaza enmarcada toda por edificios renacentistas y junto a la de Sta María, aportan casi todas las señas de identidad de esta histórica y espléndida villa. La fuente de los leones, rescatada de una localización romana próxima a Linares, le aporta el remate a ese esplendor.
  • El torreón de Baeza: La entrada cuesta 2.50€ y es un museo de armas. Lo más impresionante de este sitio son las vistas de toda la ciudad.
  • Callejones a la espalda de la catedral: Para mi, lo mejor que tiene Baeza. Es un paseo por otra época. La mejor opción es patear todo el casco antiguo sin prisas.

Por supuesto no os podéis ir sin visitar una tienda de aceite. Nosotros fuimos a La casa del aceite. Donde te dan a probar el aceite. El trato fue muy bueno y después de probar y probar Abraham compro el clasificado como segundo mejor aceite de Jaén y yo compre uno menos fuerte en cuanto a sabor.

La noche de San Valentín la celebramos en  el restaurante Palacio de Gallego, había oído muy bien de este sitio y no me extraña que estuviera cumpleto esta noche. El sitio es perfecto, tiene unos detalles en la pared que te deja embobado. Nosotros cenamos pollo laqueado. El mejor pollo laqueado que he probado en mi vida. Y lagarto ibérico, eso no me gustó, pero por que la carne poco hecha no la soporto, me hicieron el favor de hacerla más pero… ya vi la sangre y no pude más. El ambiente era perfecto para una noche de San Valentín. La cena muy rica y el precio ¡súper bien! No llego a 40€ la pareja, pidiendo tres bebidas cada uno, dos platos principales y el postre.

 

La noche la acabamos en el apartamento estrenando el regalo de nuestro anfitrión. Ya que el frío que hacía era imponente. A la mañana siguiente volvemos a la cafetería virolo. Nos fue tan bien la primera vez que teníamos que repetir. Al terminar nos despedimos de esta cuidad que tanto nos ha gustado y ponemos rumbo a Úbeda que espero que me sorprenda igual o mas que Baeza.

SUBIR