Gastos en Copenhague 

Copenhague es uno de los países más caros de Europa y como hice con Londres, me propuse hacer un viaje low cost ¿Y sabéis que? Lo conseguí.

Me encanta contaros estos viajes y así explicaros como viajar barato es posible si dejamos las comodidades a un lado y empezamos a buscar lo barato.

Read moreGastos en Copenhague 

Fin de semana en Copenhague

¿Qué puede salir mal con una compañía como esta?

¡NADA! 

Así fue, un viaje de diez.

Llegamos a al aeropuerto de Copenhague a las diez de la mañana y está lloviendo. Menos mal que el entusiasmo por conocer esta ciudad no disminuye y buscamos el tren que nos lleve a nuestra parada. En media hora estamos en el Centro de Copenhague y subimos al autobús que nos pertenece hasta llegar a nuestro apartamento.

Dejamos las maletas y compramos comida en un ALDI que tenemos justo al lado. Comemos un bocadillo rápido porque a las dos de la tarde empieza un free tour en español que nos han recomendado.

Llegamos cinco minutos tarde a la puerta del ayuntamiento, menos mal que todavía estaban allí y pudimos acoplarnos.

Es la primera vez que hacemos un free tour y no soy muy apasionada de este tipo de cosas pero me lo han aconsejado y como tenemos pocos días, es el mejor momento para probar.

Como está lloviendo a ratos, el guía tiene que hablar rápido. Visitamos el ayuntamiento, la calle más antigua de Copenhague, el hotel más famoso, la calle más larga del mundo y pasamos por la puerta del Tívoli. Todo eso en una hora. Justo después fuimos a tomarnos algo caliente en una cafetería y allí hablando entre nosotros cuatro pensamos en irnos y conocer Copenhague a nuestro ritmo. Por el camino del free tour vimos algunos mercados navideños así que volvimos nuestros pasos atrás para poder ir a esos mercados.

Solo llevamos unas horas en Copenhague y ya nos está encantando. Eso sí, pasamos un frío curioso. Pero vale la pena.

Es una ciudad que aunque sea turística no hay tanta gente y se puede disfrutar de cada mercado bastante bien. En las horas de comida y cena la gente empieza a salir y eso se nota. Pero por lo demás es una ciudad tranquila.

Nyhavn es un paseo marítimo, canal y zona de ocio. Es una puerta de entrada al centro de la ciudad desde el mar, por Plaza del Rey, donde los barcos llevaban la carga y las capturas de los pescadores. Tiene residencias (petit hôtels) de colores brillantes de los siglos XVII y comienzos del XVIII, bares, cafeterías y restaurantes. Sirve como un “puerto patrimonial”, y tiene muchos barcos históricos de madera.

Aprovechamos y vimos el encendido del alumbrado que al tener tan pocas horas de luz se encienden a las cinco y media de la tarde.

A la mañana siguiente nos proponemos levantarnos temprano para aprovechar las horas de luz. Hoy toca recorrer Copenhague en bicicleta y tenemos un día espléndido aunque las temperaturas no suben de 0 grados.

Encontramos una tienda de rental bike en la misma calle de nyhnan (Copenhague bicycles Aps) y de camino paramos a hacernos fotos a este paisaje que es uno de los pocos que es realmente como sale en Las fotos.

Estas fachadas de colores junto al río hace que sea una auténtica postal y aprovechamos que no hay gente por los alrededores para hacernos un reportaje.

El ambiente que se respira por la mañana es más tranquilo y nos encanta aún más.

Alquilamos las bicicletas y empezamos a ver qué Copenhague es una ciudad completamente adaptada a ellas y que es muy fácil y seguro conocer la ciudad de esta manera.

Aprovechamos para ir a los sitios que nos pillaba más lejos andando y ahorrábamos tiempo.

Christiania

Kastellet

Ópera de Copenhague

Fueron los sitios que visitamos en estas dos horas en bicicleta.

Después fuimos a comer a uno de los mercados navideños una hamburguesa que ya habíamos visto de pasada en otra ocasión. Esto de montar en bicicleta da hambre. Al reponer fuerzas seguimos con nuestro plan que era Tívoli.

El Tívoli de Copenhague es El Segundo parque de atracciones más antiguo del mundo y en Navidad se pone realmente bonito.

Aquí ya había muchísima gente. Pagar la entrada en la puerta es lo que tiene y tenemos que esperar una media hora para entrar, pero merece la pena.

Tívoli para mi, ha sido lo más bonito que he visto en Copenhague. De verdad, la música navideña, los mercadillos, china tonw…  y aprovechamos para que se nos hiciera de noche en el parque y así ver todo el alumbrado. El frío no hace que se nos quite las ganas de pasear por aquí y le damos varias vueltas sin cansarnos.

Es verdad que si no os vais a montar en nada, el parque se hace pequeño pero a -2 grados yo no era capaz de montarme en nada.

El domingo tenemos que dejar el apartamento a las diez de la mañana y tenemos que buscar algún lugar donde dejar las maletas. Justo al lado de la estación central encontramos un hostel que nos la guarda por 5€ la maleta el día completo.Nuestro último día está feísimo, además de lluvia tenemos viento y esto hace que nuestros planes empiecen a decaer. Nos quedaba por ver El castillo de Rosenborg y la estatua de la sirenita. Que lo dejamos para la próxima visita a Copenhague y decidimos aprovechar la tarde por Strøget comprando souvenir y visitando mercados navideños.

A las cinco ponemos dirección al aeropuerto con una pena increíble pero a la vez felices. Felices de que todo nos ha salido increíblemente bien y hemos conocido una cuidad que nos ha sorprendido para bien. El frío merece la pena y estoy deseando volver.

Gracias a jessica y Alejandro por este viaje inmejorable.

Cocina fusión

Restaurante Asako

Empiezo mi segundo post sobre comida internacional en Málaga con un restaurante que fusiona todas las cocinas y convierte sus platos en obras de arte. Restaurante Asako. El martes 5 de septiembre disfrutamos de una comida increíble y un juego de sabores nuevos que me encantó. Siendo sinceros me puse en contacto con este restaurante para enseñar la comida japonesa pero cuando pruebas esta comida descubres que sus dueños y sus cocineros van mucho más allá funcionando la cocina japonesa, la griega, la mexicana junto con la malagueña hasta conseguir esto:

Empezamos con una Croqueta de pollo a la moruna con mayonesa kimuchi. Pequeño pero reúne en él un sabor que no había probado antes, además la salsa de arriba estaba espectacular.

Para probar un poco de todo, en este plato nos pusieron dos tipos diferentes de Uramakis:

1-Asako roll ( cangrejo y aguacate cubierto de ventresca de atún y foie flameado, aderezado con reducción de Pedro Ximenez)

2- Pez mantequilla en dos formas. (Tamago, aguacate y cubierto de pez mantequilla flameado al kimuchi)

Yo que ya he intentado que me guste el sushi puedo decir que no hay manera, que no me gusta nada. Ninguno, pero cuando probé el Asako Roll me encantó. Es diferente a todo lo que he probado antes y tiene una textura y un sabor riquísimo.

El pez mantequilla por otro lado a mi no me gustó pero porque a mí el sushi no me gusta. A Abraham sí que le gusto y a la vista quedó, que se terminó todo lo que quedaba en el plato.

Ensalada de salmón crujiente relleno de queso fresco thai, dulce de membrillo al curry rojo y sorbete de naranja sanguina.

De primeras ves que está ensalada cuesta 12,50€ y puedes pensar que quizás en demasiado, pero cuando la pides te das cuentas que es un precio más que razonable.

Productos prescos y un salmón crujiente al estilo griego que quita el sentido. Con una presentación increíble, esta ensalada te da perfectamente para tres o cuatro personas. A nosotros dos nos sobró bastante.

La mezcla de sabores y texturas nos encantó y estamos deseando volver a probarla.

Watan crujiente relleno de pollo al curry dulce de manzana con salsa saté.

Normalmente las tapas son más grandes pero a nosotros nos pusieron platos pequeños para probar más variedad. Aunque ya con la ensalada estábamos llenos no nos podemos resistir a esto. Es un bocado de sabor y a quien le guste el curry lo disfrutará tanto como lo disfrute yo. Es un curry dulce de manzana.

Tataki de atún salteado de con tempura y mahonesa casera.

Este plato para mi, fue el mejor y supongo que si os decidís a venir y probarlo os gustara tanto como a mi. He probado otros tataki de atún y a cuál más bueno aunque he de decir que este se lleva la palma en cuanto a sabor y a presentación. Solo viendo La foto veis la pinta que tiene y os podéis imaginar lo bueno que estaba.

El postre fue sorpresa y parece que nos conocían de siempre. Cuando solemos pedir un postre Abraham siempre busca frutas, ácido, algo fresco para rebajar y yo, yo busco chocolates, tartas, dulce y al final nunca nos ponemos de acuerdo. Este postre reúne todo en un plato. Mouse de chocolate con base de oreo y cheese cake de frambuesas y lima ¿puede haber una mezcla mejor? Yo la verdad que estaba llena de toda la comida anterior, aún así pude probar un poco de cada parte de este postre y realmente es increíble la mezcla que tiene.

Así acabó nuestra comida en el restaurante de Asako. 11 años de experiencia que se demuestra en cada plato y en cada servicio.

Ante todo decir que en este blog no recomendamos nada que no creamos que es 100% cierto

Escala de 14 horas en Abu Dhabi. 

¿Qué se os pasaría por la cabeza si después de comprar tus vuelos te das cuenta que hacéis una escala de 14 horas en Abu Dhabi? Como os lo cuento, no me di cuenta de donde hacíamos la escala hasta que compre los vuelos, una manera divertida de empezar mi organización. Empecé a buscar toda información sobre Abu Dhabi y me di cuenta que Dubai no estaba tan lejos así que ¿porque no?

Read moreEscala de 14 horas en Abu Dhabi. 

Escapada a Úbeda

En nuestro segundo día de la escapada a Úbeda y Baeza. Como os cuento en el post anterior empecé visitando Baeza que era donde dormimos, así que continuando con nuestra visita por los pueblos cogemos el coche y el gps dirección a Úbeda y vamos al hotel Rosaleda Don Pedro porque le regale a Abraham dos horas en un spa privado por San Valentín. Llegamos a las 11 y pasamos al pequeño pero acogedor spa. Estaba equipada con una jacuzzi, sauna y baño turco. Además, una sala de masajes por si quieres algún tipo de masaje. El spa me costó 35€ la dos horas.

A las 1 de la tarde salimos como nuevo después de todo el día anterior sin descansar y asombrosamente tenemos el sol fuera. Hasta pasamos calor. Dejamos el coche aparcado porque estamos en el Centro y buscamos un sitio para comer, gracias a TripAdvisor ya íbamos con la idea de ir a Misa de 12 habíamos leído muy buenos comentarios y efectivamente así fue. Hay que esperar cola, el bar es pequeño y tiene muy buena fama.

Por cada bebida te ponen una tapa y ¡qué tapa! Increíble de buenas. Nosotros pedimos un flamenquin más,

Muy bueno, el mejor que he probado hasta ahora. El Precio es algo elevado pero por la calidad de la comida es totalmente normal. Nos costó todo 35€.

Al acabar de comer visitamos la ciudad. Empezamos entrando en una iglesia que teníamos al lado. Yo no soy muy de iglesias pero, ya que estaba cerca, la vemos. Continuamos con la ruta a lo loco andando por dónde pillábamos y encontramos la famosa plaza de Vazquez de Molina con sus catredrales y estaban las dos cerradas.

El sol se vuelve a ir y el frío aumenta y vaya caritas en Las fotos. Jajajaja al no haber tanta gente nos aguantamos con estas de recuerdo. Seguimos callejeando y nos damos cuenta del grave error que hemos cometido. Visitar primero Baeza y después Úbeda. ¿Porque? Porque nos encantó Baeza y era muy complicado que Úbeda supere eso. Entonces íbamos un poco chafados.

Aún así a las 4 y media empezaban los turnos de la Sinagoga del Agua , vamos diez minutos antes y el muchacho nos dijo que el turno de esa visita ya esta todo completo y que el próximo es a las 5 y media. Al tener tantas ganas de visitar el acueducto queremos esperar tomándonos algo en un bar cercano, volvemos a dar un paseo para comprar souvenir y contemplar los olivos. A las 5 y media estamos en la puerta, otra vez y nos vuelve a decir que se han agotado las entradas, que se tienen que comprar con antelación para que no nos vuelva a pasar ( dato que no nos comunicó a las 4 y media) y como solo pueden entrar 10 personas pues tenemos que esperarnos a las 6 y media. Súper enfadados nos vamos. Nos queda un largo camino hasta Málaga y quedarnos para el turno de las 6 y media es imposible. Es una pena que lugares con tantos turistas esté controlado por trabajadores con pocas ganas de ayudar. Evidentemente nosotros pusimos una queja a su página web y en TripAdvisor aunque fue en vano.

 

A pesar del mal tiempo y de algunas desilusiones nos quedamos con lo bonito que tiene estas dos ciudades. Una nos ha enamorado más que otra pero las dos tienen un encanto que estamos deseando volver a conocer con otro clima.

Escapada a Baeza.

Cuando se me mete algo en la cabeza no hay nadie que me lo saque. Así empezó mi viaje a Baeza. Dije que en Febrero tenía que visitar este pueblo y aquí me hallo, contándote mi visita a Baeza en Febrero.

¿Como podemos tener esta maravilla de pueblo tan cerca y no haberla visitado antes? Patrimonio de la Humanidad nada más y nada menos junto con Úbeda.

Esta escapada fue a Úbeda y Baeza, pero empezaré por Báeza que es donde decidimos alojarnos.

13, 14 y 15 de Febrero, para celebrar San Valentín. ¡Que Romántico!

Alquilamos un apartamento para los dos. Apartamento Alcázar. La palabra acogedor se queda corta y el dueño increíblemente atento y detallista, con una botella de champan en la nevera y dos copas para la noche de San Valentín. Días antes intentamos reservar mesa en el restaurante “Palacio de Gallego” para San Valentín sin mucho éxito. El dueño de la casa llamó diciendo que éramos amigos suyos y ¡tachaaan! Mesa reservada.  Encantados nada más llegar.

Como hacía tanto frío y ya era de noche paseamos por los alrededores donde encontramos un supermercado, así que compramos la cena de esta noche. Mi cocinero particular me preparo solomillo a la pimienta y terminamos la noche temprano para al día siguiente empezarlo con las pilas cargadas.

A la mañana siguiente empezamos nuestro tour por Baeza. Llueve, pero ya íbamos con esa idea así que… vamos al lío. Nos levantamos a las 8 y ponemos camino a desayunar en la cafetería Virolo (No os podéis ir de Baeza sin visitar esta cafetería.) íbamos buscando el típico dulce de allí, Virolo ( dulce de hojaldre y cabello de ángel) pedimos ese dulce además de nuestro desayuno con aceite de Jaén. El precio de esta cafetería está bastante bien.

Lo que más me gusta de Baeza es su olor. Olor a aceite, pero un aceite particular, diferente. Quien ha visitado esta cuidad sabe de lo que hablo y si no la has visitado, ya estás tardando. No hay nada más bonito que perderse por sus calles. Estuvimos toda la mañana paseando, haciéndonos fotos y aprovechando los minutos que dejaba de llover. ¿Sabéis que es lo que más nos gustó? La niebla. Ese ambiente que se crea por todo Baeza cuando la niebla es tan densa que no ves más allá de 5 metros. Era algo nuevo para nosotros e íbamos buscando las zonas con más densidad para hacernos fotos.

Aula de Antonio Machado
¿Que ver en Baeza en un 1 día? 

En un día ves Baeza de sobra, nosotros aprovechamos que anochecía más temprano para ver las cosas de noche también.

Lo más importante que hay que ver en Baeza es:

  • Aula de Antonio Machado: La visita es gratuita y obligatoria si vas a  Baeza. Aquí impartió clases de francés, como profesor el poeta Antonio Machado, dejando este lugar como museo, donde si esperas cada cierto tiempo dan una charla informativa de todas las aulas que tiene.
  • Catedral de la Natividad de nuestra señora: Es la catedral renacentista de Baeza. Fue la sede del obispado de Jaén desde 1227 hasta 1249.
  • El palacio de Jabalquinto: Es un edificio de arquitectura civil situado intramuros en la ciudad de Baeza y uno de los símbolos patrimoniales más destacados de la misma
  • Plaza del populo: Una preciosa plaza enmarcada toda por edificios renacentistas y junto a la de Sta María, aportan casi todas las señas de identidad de esta histórica y espléndida villa. La fuente de los leones, rescatada de una localización romana próxima a Linares, le aporta el remate a ese esplendor.
  • El torreón de Baeza: La entrada cuesta 2.50€ y es un museo de armas. Lo más impresionante de este sitio son las vistas de toda la ciudad.
  • Callejones a la espalda de la catedral: Para mi, lo mejor que tiene Baeza. Es un paseo por otra época. La mejor opción es patear todo el casco antiguo sin prisas.

Por supuesto no os podéis ir sin visitar una tienda de aceite. Nosotros fuimos a La casa del aceite. Donde te dan a probar el aceite. El trato fue muy bueno y después de probar y probar Abraham compro el clasificado como segundo mejor aceite de Jaén y yo compre uno menos fuerte en cuanto a sabor.

La noche de San Valentín la celebramos en  el restaurante Palacio de Gallego, había oído muy bien de este sitio y no me extraña que estuviera cumpleto esta noche. El sitio es perfecto, tiene unos detalles en la pared que te deja embobado. Nosotros cenamos pollo laqueado. El mejor pollo laqueado que he probado en mi vida. Y lagarto ibérico, eso no me gustó, pero por que la carne poco hecha no la soporto, me hicieron el favor de hacerla más pero… ya vi la sangre y no pude más. El ambiente era perfecto para una noche de San Valentín. La cena muy rica y el precio ¡súper bien! No llego a 40€ la pareja, pidiendo tres bebidas cada uno, dos platos principales y el postre.

 

La noche la acabamos en el apartamento estrenando el regalo de nuestro anfitrión. Ya que el frío que hacía era imponente. A la mañana siguiente volvemos a la cafetería virolo. Nos fue tan bien la primera vez que teníamos que repetir. Al terminar nos despedimos de esta cuidad que tanto nos ha gustado y ponemos rumbo a Úbeda que espero que me sorprenda igual o mas que Baeza.

SUBIR