Me encanta que me sorprendan y esta vez me han sorprendido para bien y de la manera más healthy posible.

Ahora que este estilo de vida está de moda. Ahora que somos más consciente de lo importante que es comer sano. Ahora, es cuando Noviembre abre sus puertas y te deja sorprendido no, lo siguiente.

Muchas gracias a todos los que habéis hecho de nuestra cena un espectáculo saludable.

Buey eco, servilletas recicladas, carne halal, pan de semillas, hamburguesa vegana, huevos ecológico… son solo algunas cosas de su extensa carta que ojalá pudiéramos haber probado todo en un día.

Hoy cambio La Cocina internacional por una Cocina saludable que no es menos importante.

Este restaurante es de los mismos dueños que Ohana ¿os acordáis de Ohana? Aquí os dejo nuestra visita.

Pero este, aunque siga con la misma dinámica que Ohana va un pasito más allá en cuanto a comida saludable se refiere.

Tienen una carta extensa que ofrecen desayunos, comidas, merienda y cena. Nosotros, fuimos para cenar y con ganas de ir a probar sus desayunos que tenían una pinta ¡increíble!

Como picoteo y dejando de lado las típicas aceitunas nos pusieron esto:

Le llaman Tape nade y es una mezcla de tomate seco, palmesano y aceitunas que está realmente delicioso.

Para empezar, elegimos una ensalada que el simpático encargado nos recomendó:

 

Se llama Ensalada madang que lleva manzana, aguacate, pollo empañado, nueces, canónigos, parmesano con salsa mostaza y miel. Solo tenéis que ver La foto para deducir que estaba buenísima. Cada ingrediente era perfecto para mi gusto, ni sobraba ni faltaba nada. Viene en un plato bastante grande que nosotros no pudimos acabarlo.

Para compartir pedimos sus famosos sándwich y hamburguesas que también tuvieron el detalle de aconsejarnos.

  • El sándwich Este:

Que lleva pollo a la plancha, cebolla caramelizada, queso de cabra, rúcula y salsa de mostaza con pan de semillas.

Donde se ponga un buen queso de cabra que se quite lo demás y en Noviembre no iban a ser menos con este. De los mejores que he probado y lo mejor es que tienes infinidad de sándwich para elegir. Además, puedes combinarlo con el pan que más te guste. Nosotros elegimos el pan de semillas y fue la combinación perfecta. Como guarnición nos pusieron patatas fritas orgánicas y salsa de mostaza.

  • La hamburguesa Hope:

   

Que lleva buey eco, cebolla caramelizada, edam, canónigos y salsa noviembre. La salsa Noviembre es una salsa que hacen ellos con wasabi y miel. A mí no me gustó, pero aconsejo probarla, te lo ponen en un cuenco a parte para que la pruebes antes de usarla en tu hamburguesa.

Como guarnición pedimos aritos de cebolla sin saber que iban a ser tantos. Eso sí, los mejores aritos de cebolla que yo he probado hasta ahora.

De postre y con ganas de reventar nos pusieron una tarta de tres chocolates casera que quitaba el sentido, casi tan buena como la que hago yo. Y para rematar y quitarnos esta pesadez sus famosos smoothies naturales.

Estáis leyendo cosas de una persona que odia lo ácido, que no me gustan las naranjas, que a las fresas que echo azúcar… pues este smoothies ME ENCANTÓ!

Se llama sunt-zu y lleva naranja, piña, limón y hierva buena.

Increíblemente no me sabía tan ácido y de verdad que hace que toda la comida sea menos pesada, salimos de allí súper bien.

Tenemos claro que tenemos que volver, estos dueños están haciendo de Málaga algo innovador y sano con cada restaurante que abren y a nosotros nos están encantando conocer este tipo de cocina.