Islas Maldivas día 2: Traslado y Dhangethi

Después de la primera toma de contacto en Male, nos planteamos cómo será el viaje hasta Dhangethi. Antes de irnos le preguntamos a recepción una última vez todo para estar seguros a la llegada. El recepcionista muy amable, nos imprime un mapa y nos explica los horarios y el número de ferry que tenemos que coger. Este, sale a las 9:00 de la mañana, pero salimos a las siete, dejando de lado el desayuno que teníamos incluido.

Con las maletas a cuestas nos ponemos rumbo a la estación Villingili Ferry Terminal. Que está en la otra punta de la Capital. Mientras, disfrutamos de ella más vacía y mucho más tranquila. Con negocios cerrados y niños preparándose para el colegio. Desde el hotel a la estación tardamos unos 35 minutos. Ya son las 8:00 de la mañana y hace 40°, es insoportable estar en un lugar sin aire acondicionado. Compramos los billetes y buscamos un restaurante decente donde desayunar. Por suerte, justo detrás de la estación hay un hotel que se ve bastante bueno y desayunamos en su cafetería.

Además de desayunar compramos dos botellas de agua y varias cosas de comida para las seis horas que nos esperaban en el ferry. Entre WhatsApp y Fotos pasamos los últimos 20 minutos antes de partir. A las 08:50 estamos esperando el ferry local que nos lleva hasta Mahibadhoo.

Evidentemente somos los únicos turistas, pero eso nos encanta. El ferry es un poco cutre. Es muy grande, mucho más que el del aeropuerto. Tiene una cubierta solo para maletas y un baño al fondo. Los sillones son acolchados y bastante amplios. En cuestión de minutos la gente empieza a ponerse más cómoda, eso de quitarse los zapatos y poner los pies negros en lo alto se ve que les encanta.

Abraham se pone a ver una película que descargó mientras desayunábamos y yo a dormir. Un meneo de Abraham me despierta para decirme que mire por la ventana. No sé dónde estábamos ni cuánto tiempo llevo dormida, pero lo que veía era maravilloso.

Un agua turquesa y al fondo hoteles de lujo. Ya era feliz con eso y era imposible volverme a dormir de los nervios.

Al poco tiempo vemos Mahibadhoo y nos disponemos a hacer parada. Hacemos el cambio de ferry y ya instalados en el nuevo, nos damos cuenta que la gente en las islas locales es tan pobre que manda solo el paquete para que en el destino, su familiar lo recoja. (Un viaje en ferry a nosotros nos costó tres dólares. )

Le daban los paquetes al capitán con el nombre y esa persona lo recoge en la siguiente parada. Las tres siguientes horas las pasamos hablando de eso y de lo afortunado que somos y no nos damos cuenta. Éste hecho hizo que 6 horas de ferry local valga mucho la pena.

A las 15:00 de la tarde llegamos a Dhangethi. El guía del hotel  Ariston Dhangethi inn no duda en coger nuestras maletas a sabiendas que somos los turistas que esperaba ya que no había más.  Mientras llegamos al hotel, el guía se presenta y nos enseña parte de la isla. Nos entiende y se ríe cuando explicamos que Male no nos gusto nada y nos cuenta que en esta isla solo hay un hotel que es el nuestro. ¿Puede ser más perfecto? Pues si, además tiene bikini beach.

  

Llegamos a la entrada de hotel enamorados, supongo que sobra decir que con ganas de llorar. Nos recibieron con toallas húmedas, repelente de mosquitos, zumo natural y nos dicen de quitarnos los zapatos al entrar. El hotel es normal, pero allí parece todo mágico. Rellenamos el papeleo y subimos a la habitación donde ya tenemos las maletas dentro.

  

Bajamos a comer y, aunque la hora de la comida había acabado, nos guardaron algunos platos por si teníamos hambre. Increíble el trato que recibíamos en cada minuto.

Al acabar de comer nos ponemos el bañador y nos vamos a la playa. Antes de llegar me paraba por cada cangrejo que veía en la arena y cuando llego, todo es alucinante. Ya estaba atardeciendo y el agua no se veía tan turquesa, pero aún así era preciosa.

Cuando llegamos de la playa nos dijeron que el Wi-Fi iba mal, así que vivimos un día en desconexión total. Le explicamos que por la mañana nos venían a recoger desde el Resort y que si amablemente podían llamar para avisar que habíamos llegado bien hasta la isla. Si ningún problema, ellos llamaron y evidentemente estaba todo en orden para nuestra recogida a la mañana siguiente. Ya es la hora de la cena que allí es sobre las siete de la tarde. Estamos duchados y arreglados, no os podéis imaginar que gusto es no pensar en zapatos, hasta ese detalle me parecía fascinante.

Para cenar no hay buffet, pero hay dos menús a elegir. Elegimos uno cada uno sin saber que es una burrada la cantidad de comida que nos iban poniendo.

   

Para acabar nuestra llegada a Dhangethi, paseamos por la playa de noche, aunque no mucho tiempo, porque estábamos agotados. Estamos muy contentos con Dhangethi, con el hotel y no queremos irnos. Hablamos de lo bonito que sería toda la semana aquí. El sitio es perfecto y no necesitamos nada más. Nos da un poco de pena irnos tan pronto. Ahora es cuando nuestros sueños se estaban haciendo realidad y lo mejor es que nos quedan cinco días más.

¿Queréis saber cómo sigue nuestro viaje? no olvides suscribirte para enterarte de todo.

 

 

 

 

5 Comentarios

  1. Me ha encantado que en una situación de felicidad plena valoréis lo afortunados que somos por vivir donde vivimos y en esta época. Brutal la isla, y cómo os pusisteis de comer jeje

    • unviajepor

      2 octubre, 2017 at 11:49

      Si rosa, cualquier detalle allí te hacía pensar. Nos encantó conocer esa forma de vida y como ves, nos encantó la isla.

  2. Me ha gustado mucho tu post! Me ha trasladado a las Maldivas por unos minutos!! Qué gracia lo de quitarse los zapatos y poner los pies negros en alto! Aunque si hubiese estado ahí, no me habría hecho tanta gracia jajaja Deseando leer cómo continúa tu viaje!!!

  3. Que ganas de leer más Paqui. Me he puesto en situación totalmente. Sabes que tengo muchisimas ganas de ir a Maldivas y tu post es como dejarme ir por unos segundos. Mil gracias!!! Por cierto el atardecer precioso, a mi me gusta más esa hora que cuando está el agua turquesa.

    Un abrazo viajera!

  4. Es que las Maldivas son el paraíso en la tierra!!! Yo volvería con los ojos cerrados!! Un post super útil ♥️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Apúntate a

Un Viaje por mi Mundo !

Mantente al día de nuestros nuevos artículos y participa con nosotros

¡Te esperamos !

Gracias por Suscribirte a mi blog ! Confirma tu suscripción en tu correo