Escapada a Baeza.

Cuando se me mete algo en la cabeza no hay nadie que me lo saque. Así empezó mi viaje a Baeza. Dije que en Febrero tenía que visitar este pueblo y aquí me hallo, contándote mi visita a Baeza en Febrero.

¿Como podemos tener esta maravilla de pueblo tan cerca y no haberla visitado antes? Patrimonio de la Humanidad nada más y nada menos junto con Úbeda.

Esta escapada fue a Úbeda y Baeza, pero empezaré por Báeza que es donde decidimos alojarnos.

13, 14 y 15 de Febrero, para celebrar San Valentín. ¡Que Romántico!

 

Alquilamos un apartamento para los dos. Apartamento Alcázar. La palabra acogedor se queda corta y el dueño increíblemente atento y detallista, con una botella de champan en la nevera y dos copas para la noche de San Valentín. Días antes intentamos reservar mesa en el restaurante “Palacio de Gallego” para San Valentín sin mucho éxito. El dueño de la casa llamó diciendo que éramos amigos suyos y ¡tachaaan! Mesa reservada.  Encantados nada más llegar.

Como hacía tanto frío y ya era de noche paseamos por los alrededores donde encontramos un supermercado, así que compramos la cena de esta noche. Mi cocinero particular me preparo solomillo a la pimienta y terminamos la noche temprano para al día siguiente empezarlo con las pilas cargadas.

A la mañana siguiente empezamos nuestro tour por Baeza. Llueve, pero ya íbamos con esa idea así que… vamos al lío. Nos levantamos a las 8 y ponemos camino a desayunar en la cafetería Virolo (No os podéis ir de Baeza sin visitar esta cafetería.) íbamos buscando el típico dulce de allí, Virolo ( dulce de hojaldre y cabello de ángel) pedimos ese dulce además de nuestro desayuno con aceite de Jaén. El precio de esta cafetería está bastante bien.

 

 

Lo que más me gusta de Baeza es su olor. Olor a aceite, pero un aceite particular, diferente. Quien ha visitado esta cuidad sabe de lo que hablo y si no la has visitado, ya estás tardando. No hay nada más bonito que perderse por sus calles. Estuvimos toda la mañana paseando, haciéndonos fotos y aprovechando los minutos que dejaba de llover. ¿Sabéis que es lo que más nos gustó? La niebla. Ese ambiente que se crea por todo Baeza cuando la niebla es tan densa que no ves más allá de 5 metros. Era algo nuevo para nosotros e íbamos buscando las zonas con más densidad para hacernos fotos.

Aula de Antonio Machado.

¿Que ver en Baeza en un 1 día? 

En un día ves Baeza de sobra, nosotros aprovechamos que anochecía más temprano para ver las cosas de noche también.

Lo más importante que hay que ver en Baeza es:

  • Aula de Antonio Machado: La visita es gratuita y obligatoria si vas a  Baeza. Aquí impartió clases de francés, como profesor el poeta Antonio Machado, dejando este lugar como museo, donde si esperas cada cierto tiempo dan una charla informativa de todas las aulas que tiene.
  • Catedral de la Natividad de nuestra señora: Es la catedral renacentista de Baeza. Fue la sede del obispado de Jaén desde 1227 hasta 1249.
  • El palacio de Jabalquinto: Es un edificio de arquitectura civil situado intramuros en la ciudad de Baeza y uno de los símbolos patrimoniales más destacados de la misma
  • Plaza del populo: Una preciosa plaza enmarcada toda por edificios renacentistas y junto a la de Sta María, aportan casi todas las señas de identidad de esta histórica y espléndida villa. La fuente de los leones, rescatada de una localización romana próxima a Linares, le aporta el remate a ese esplendor.
  • El torreón de Baeza: La entrada cuesta 2.50€ y es un museo de armas. Lo más impresionante de este sitio son las vistas de toda la ciudad.
  • Callejones a la espalda de la catedral: Para mi, lo mejor que tiene Baeza. Es un paseo por otra época. La mejor opción es patear todo el casco antiguo sin prisas.

Por supuesto no os podéis ir sin visitar una tienda de aceite. Nosotros fuimos a La casa del aceite. Donde te dan a probar el aceite. El trato fue muy bueno y después de probar y probar Abraham compro el clasificado como segundo mejor aceite de Jaén y yo compre uno menos fuerte en cuanto a sabor.

La noche de San Valentín la celebramos en  el restaurante Palacio de Gallego, había oído muy bien de este sitio y no me extraña que estuviera cumpleto esta noche. El sitio es perfecto, tiene unos detalles en la pared que te deja embobado. Nosotros cenamos pollo laqueado. El mejor pollo laqueado que he probado en mi vida. Y lagarto ibérico, eso no me gustó, pero por que la carne poco hecha no la soporto, me hicieron el favor de hacerla más pero… ya vi la sangre y no pude más. El ambiente era perfecto para una noche de San Valentín. La cena muy rica y el precio ¡súper bien! No llego a 40€ la pareja, pidiendo tres bebidas cada uno, dos platos principales y el postre.

La noche la acabamos en el apartamento estrenando el regalo de nuestro anfitrión. Ya que el frío que hacía era imponente. A la mañana siguiente volvemos a la cafetería virolo. Nos fue tan bien la primera vez que teníamos que repetir. Al terminar nos despedimos de esta cuidad que tanto nos ha gustado y ponemos rumbo a Úbeda que espero que me sorprenda igual o mas que Baeza.

1 Comentario

  1. Vaya escapada romántica Paqui! A mi Baeza me encantó más que Úbeda y es que tiene un encanto irresistible.

    Me encanta el post con todo lujo de detalles. Parece que me he ido de escapada a Baeza con vosotros. Lo del olor a aceite en Baeza se me escapó totalmente y si lo noté no lo recuerdo así que me ha venido bien pasear de nuevo por el empedrado de esta ciudad mientras leía tu post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Apúntate a

Un Viaje por mi Mundo !

Mantente al día de nuestros nuevos artículos y participa con nosotros

¡Te esperamos !

Gracias por Suscribirte a mi blog ! Confirma tu suscripción en tu correo